martes, 4 de noviembre de 2014

Propuesta de Declaración con motivo del 8 de Noviembre, Día de Solidaridad Intersexual.



El 8 de noviembre es el Día de Solidaridad Intersexual, en conmemoración del nacimiento de Herculine Barbin, hermafrodita que se vio obligada a quitarse la vida en la Francia del siglo XIX. La invisibilidad en la que se ven sometidas las personas intersexuales (Disorders of Sex Development) se mezcla con la falta de información de una sociedad estructurada en la ficción del dimorfismo sexual (hombre y mujer). A pesar de existir una multiplicidad de sexualidades, las personas intersexuales son doblemente patologizadas. Por un lado, el DSM (Manual de Diagnóstico de Desórdenes Mentales) las cataloga en el marco de las disforias de género. Por otro lado, el cuerpo intersexual es sometido a numerosas intervenciones quirúrgicas por entenderlo como un cuerpo anormal.

Históricamente, las personas intersexuales han sido sentenciadas a muerte (especialmente en la hoguera). Actualmente, el nacimiento de un bebé intersexual es calificado por la ciencia biomédica como un caso de urgencia psicosocial neonatal, abriéndose un protocolo médico (Optimal Gender of Rearing, Protocolo Money) para la fijación de un único sexo a través de intervenciones quirúrgicas (cirugía normalizadora o correctiva de urgencia) y farmacológicas irreversibles. Si bien la intersexualidad en la mayoría de los casos no es dañina para la salud, se justifican estas dolorosas intervenciones como un mal menor con respecto a los problemas de adaptación social que puede sufrir en la adolescencia. A esto se le suma que tras la intervención quirúrgica, se convierten en enfermos/as crónicos/as puesto que tiene que someterse de por vida a tratamientos hormonales.

La cirugía se repite a lo largo de los años, así como las infecciones, para acomodar los genitales a las expectativas sobre cómo debe desarrollarse el género normalmente. Un problema social se cura así médicamente. Nos encontramos ante un claro caso de mutilación genital (IGM: Intersex Genital Mutilations) realizada sobre menores de edad, similar a la ablación del clítoris que en otras culturas denunciamos, que lleva a las personas intersexuales a ser torturadas durante años, provocando esteriliridad y, en muchos casos, discapacidad.

A pesar de ser una realidad cotidiana (se estima que 1 de cada 2000 nacimientos), el Ministerio de Sanidad se niega a dar datos oficiales sobre nacimientos de personas intersexuales en el Estado español y sobre cirugía de normalización neonatal intersexual o mutilación genital.

Si bien en los últimos años el movimiento Intersex ha conseguido varias victorias, los Estados se niegan a poner en su agenda política las reivindicaciones de este colectivo. Estas victorias se han plasmado en la Sentencia de Unificación de la Corte Constitucional Colombiana de 1999 en la que se prohíbe la cirugía de normalización intersexual neonatal; en el Consensus Statement on Management of Intersex Disorders, de 2006, que pide una moratoria para la cirugía; en el informe de 2013 sobre tortura infantil, Report of the Special Rapporteur on torture and other cruel, inhuman or degrading treatment or punishment, en el que se denuncia por primera vez desde la ONU la mutilación genital intersexual; en la Resolución 1952 (2013) Children’s right to physical integrity de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en la que se insta a la protección de las personas intersexuales y a la eliminación de los tratamientos médicos innecesarios; en el informe de 9 de mayo de 2014 del Comisario para los Derechos Humanos del Consejo de Europa en el que se solicita a los Estados el reconocimiento legal de las personas intersexuales (como ha realizado Alemania en noviembre de 2013, aunque criticada por el propio movimiento intersexual alemán por mantener los protocolos de intervención médica) y la eliminación de la cirugía intersexual por violar el derecho a la autodeterminación y la integridad física.

Por todo ello, se insta al Gobierno del Estado español que, en consideración de las demandas de los colectivos intersex y de las resoluciones arriba mencionadas tanto de la ONU como del Consejo de Europa,

1.- Reconozca la realidad de las personas intersexuales a través de una ley integral de protección, visibilizando así su situación. Las personas intersexuales no son enfermas ni poseen un desorden del desarrollo sexual. Simplemente posen una variabilidad corporal, como puede ser la estatura o el color de los ojos.

2.- Realice un protocolo médico no invasivo similar al Consensus de 2006 en el que intervengan personas intersexuales. La intersexual no es un problema médico, sino de una sociedad que no acepta la diversidad.

3.- Prohíba la cirugía de normalización intersexual neonatal, como hizo Colombia, por resultar una mutilación genital y una tortura continuadas a lo largo de los años.

4.- Elimine las categorías jurídicas hombre y mujer del Registro Civil y del Documento Nacional de Identidad. En caso contrario, establezca la opcionalidad de la inscripción del sexo.



Con la tecnología de Blogger.
Facebook  
 

Busca en nuestra web

Archivo

Síguenos por email