viernes, 16 de mayo de 2014

Creemos en “el poder de la gente”, en “el poder de las transmaribibollo”. Manifiesto de ALEAS-IU por el 17 de mayo, día internacional contra la LGTBI-fobia.



A pesar de la insistencia de algunos sectores en que “ya está todo hecho”, desde ALEAS-IU volvemos a alzar nuestras voces contra los mitos y las mentiras, contra los conformismos y la falsa paz social. Este 17 de mayo no lo será menos, pues presenciamos y sufrimos en carne propia las consecuencias de toda una oleada neoliberal de recortes en derechos y libertades que nos afecta especialmente. No obstante, tenemos el poder para subvertir toda una avalancha liberal-conservadora que pretende, ya no solo devolvernos al armario, sino que comienza a cuestionar nuestra existencia.

Bajo la excusa de una crisis que solo tiene efectos negativos sobre las capas populares, los poderes económicos de la Unión Europea (UE) han dictaminado determinados ajustes que se traducen en un empeoramiento de nuestras condiciones de vida. A la vez, la Iglesia Católica y los grupos fundamentalistas se alían con las élites económicas y políticas para suspender la democracia y frenar cualquier avance en derechos y libertades que dignifique nuestras vidas, cuerpos y sexualidades. Este escenario demuestra la incompatibilidad de nuestras luchas con los privilegios de los “de arriba”, con los poderes económicos y autoritarios.

Una vez más, asistimos a la emergencia de fuerzas de extrema derecha por toda la UE  al calor, por supuesto, de la revolución neoliberal conservadora que sostiene el marco comunitario europeo y que pretendemos transformar. Sobre las personas inmigrantes, las mujeres y sobre nosotras, las transmaribibollo,  recae un intento de definirnos en tanto que  chivos expiatorios que deben asumir todos los males sociales mientras los poderosos se “van de rositas”, aquellos que juegan con el futuro de todas nosotras. Hipócritamente, enarbolan estos discursos apelando la “patria”, la “democracia” o el “bienestar”, máxime cuando estas palabras o eslóganes carecen de sentido real si en su contenido se encuentra nuestra exclusión. En otras palabras: sin nuestros derechos y libertades no hay democracia posible.

Como respuesta, seguimos sin callarnos y sin declararnos vencidas. De hecho, cada vez más podemos celebrar que las cuestiones relativas a la despatologización de la transexualidad están en el centro de los asuntos políticos e institucionales, lo que viene siendo todo un triunfo de las personas trans. Por otro lado, las calles siguen repletas de mujeres feministas que se niegan a ser tuteladas y expropiadas de su derecho a decidir sobre su propio cuerpo, demandas que son completamente apoyadas por todo un sector LGTBI que no percibe el feminismo como una cuestión ajena en la lucha contra el sistema (hetero)patriarcal capitalista. En ambos casos, hay una lección vigente y no es otra que aquella que nos enseña que solo a través de la lucha, tanto “callejera” como “institucional”, podemos subvertir este contexto nefasto para todas nosotras, para “las de abajo”, logrando todo aquello que demandamos, todo aquello que nos devuelve la dignidad como ciudadanas.


Como no podría ser de otra manera, las activistas de ALEAS-IU seguimos en las calles y en las instituciones defendiendo la necesidad de una política feminista, anticapitalista, antirracista y de libertad sexual, lo que no es otra cosa que una política democrática real. En coherencia, aspiramos a que urnas, las plazas y las calles vuelvan a estar repletas de “plumas” y  banderas multicolor, tanto este 17M como el 25M, como única forma posible de frenar a la derecha conservadora del Partido Popular y al “caballo de Troya” del PSOE, porque con sus políticas no hay lucha posible contra la LGTB-fobia. Sólo con más democracia, mayor organización y más acciones colectivas será posible frenarles tanto en las calles como en las instituciones. Desde ALEAS-IU mostramos nuestro compromiso para una firme oposición a esta contrarrevolución neoliberal y conservadora, pues creemos que la amenaza del fascismo y de la extrema derecha sólo puede aplacarse desde “abajo” y por la izquierda, con el “poder de la gente”, con el “poder de las transmaricabibollo”
Con la tecnología de Blogger.
Facebook  
 

Busca en nuestra web

Archivo

Síguenos por email