viernes, 1 de mayo de 2015

Por una lucha de clases sin armarios

Este Primero de Mayo las transmaribibolleras nos plantamos y gritamos que estamos hartas de las políticas de austeridad y el dogma neoliberal que nos han impuesto desde el PP y el PSOE. Estamos hartas de la estafa a la que llaman crisis, la que utilizan para recortar nuestros derechos conseguidos por los colectivos y activistas tras muchos años de lucha. Estamos hartas de que la riqueza se reparta entre unas pocas, mientras el pueblo cada día se empobrece más. Hartas de que se nos recorte la educación, la sanidad, los subsidios por dependencia, las pensiones, y un largo etcétera.

Las transmaricabibolleras también somos clase obrera, y como tal nos sentimos mucho más desamparadas que nunca. Ya no sólo debemos enfrentarnos a las LGTBIfobia, sino que además cada día lo hacemos con menos medios y más precariedad. Por ello, nuestras reivindicaciones y derechos no pueden quedar en un segundo plano, sino que deben ser parte protagonista en las demandas de la clase trabajadora, por una lucha de clases sin armarios.

En el trabajo se nos sigue discriminando, las reformas laborales nos devuelven al armario y ante la situación de desocupación, esta discriminación se acrecienta. Ahora, además, nos encontramos frente al riesgo de exclusión social que lleva la falta de trabajo, lo que puede ocasionar la pérdida de nuestras viviendas por no poder afrontar el coste de un alquiler y mucho menos de una hipoteca.

Las personas transexuales siguen siendo las más atacadas por los recortes sociales y las  políticas discriminatorias del gobierno. Es uno de los colectivos con mayores tasas de desempleo y sin la implementación de medidas antidiscriminatorias que fomenten su inclusión en el mercado laboral, condenándoles a la precariedad y el desempleo.

Nuestras compañeras afectadas por el vih también se han visto afectadas desde la Reforma Laboral, ya que las pueden despedir por ausentarse del trabajo por estar malas, aunque esté debidamente justificado por su médico/a. Para impedir la lucha por nuestros derechos, han aprobado la Ley Mordaza, una ley que vulnera el derecho a la protesta y criminaliza a quienes participen de ella, atentando contra el derecho a huelga y persiguiendo a las sindicalistas.

Por todo esto, este Primero de Mayo las transmaribibolleras nos plantamos y exigimos: la derogación de las reformas laborales del PP y del PSOE, políticas de integración e inserción en el mercado laboral para las personas transexuales y seropositivas, políticas de igualdad en materia laboral para las transmaribibolleras, retirada inmediata de la Ley Mordaza y rechazo contundente al TTIP y convenios similares.
Con la tecnología de Blogger.
Facebook  
 

Busca en nuestra web

Archivo

Síguenos por email