martes, 7 de mayo de 2013

ALEAS-IU respalda la convocatoria de huelga general educativa del próximo 9 de mayo: ¡Orgullo es educación pública!


La educación es una herramienta imprescindible para la inclusión y el respeto de la diversidad afectivo-sexual y de género. Sin embargo, la realidad es que el bullying transfóbico, lesbofóbico, bifóbico o homofóbico sigue estando presente en más de la mitad de los casos de acoso escolar en el Estado español, y el número de suicidios de jóvenes fuera de la norma heterosexual/cisexual sigue representando el triple de los casos de la población joven general.

Esta no es, pues, una cuestión de corrección política sino de peligro real para el alumnado. Pero, en el Estado español la educación en la diversidad ha brillado siempre por su ausencia. La buena voluntad de profesionales sensibles a esta realidad se ha venido topando con la inexistencia de espacios curriculares adecuados para abordar esta problemática en las aulas y la beligerante oposición a una educación no discriminatoria por parte de la derecha y la jerarquía católica allí donde tienen un mínimo poder. Esta preocupante situación no consiguió resolverse con la aparición fugaz de una Educación para la Ciudadanía carente de medios para la formación del profesorado, y que volvió a dejar en manos de la correlación de fuerzas en cada centro educativo algo tan básico como el respeto a los derechos del alumnado y de sus familias.

Sin embargo, el gobierno del PSOE siguió asegurando anualmente el desvío de millones de euros públicos a la impartición de la asignatura de religión y miles de millones a subvencionar centros de enseñanza confesionales, ámbitos ambos atravesados por las fobias discriminatorias que impulsa la jerarquía católica. Estos son los antecedentes que nos han llevado a la situación que hoy experimenta la educación.

Actualmente, y tras casi dos años de incremento de las privatizaciones y duros recortes en la educación, a un profesorado asfixiado por la merma de recursos y el incremento de horas lectivas le es ya imposible suplir con buena voluntad la atención a la diversidad en cualquiera de sus formas. La posición del alumnado o de las familias fuera de la norma heterosexual/cisexual se debilita por momentos, y las posibilidades de que el conjunto del alumnado reciba una educación en la diversidad integral y transversal desaparecen. La violencia machista y el acoso de raíz heteropatriarcal en el ámbito educativo crecen alarmantemente y sin contención posible. Y cuando los desenlaces son fatales, los responsables políticos de la derecha se limitan a preguntarse “cómo ha podido suceder” y a recetar mano dura como única solución, cerrando así un círculo que sólo conduce a más autoritarismo y más violencia. Porque también en educación, no son ajustes, sino robos y mutilaciones.

En esta situación, el gobierno del PP pretende ahondar aún más en la mercantilización de la enseñanza, que ya permitía el PSOE, con la aprobación de la ley Wert, la llamada LOMCE: un instrumento pensado de principio a fin para producir mano de obra dócil y barata y segregar al alumnado por clase social, pero incluso por sexo; blindando las subvenciones públicas a centros de enseñanza segregada, abriendo más vías a la privatización, convirtiendo los consejos escolares en meros órganos consultivos, recentralizando las decisiones sobre la educación a nivel estatal y convirtiendo la religión en asignatura evaluable con incidencia en los promedios de calificación. Una norma, en definitiva, para expulsar de la escuela todo valor y principio que no sea el de la caverna católica o la ultraliberal.

El Área de Libertad de Expresión Afectivo Sexual de Izquierda Unida (ALEAS-IU), como todas aquellas personas que se sitúan frente al heteropatriarcado, sabemos que nuestro sitio está junto a quienes se oponen a la invasión ultraliberal de la educación, porque sólo una educación para las personas y no para el lucro privado abrirá espacios para la libertad, la diversidad y la igualdad de derechos.

Por eso, en este momento, con toda la comunidad educativa, ALEAS-IU está en pie con las mareas verdes, con los sindicatos del profesorado, con las organizaciones estudiantiles y con las asociaciones de madres y padres, con quienes han dicho basta, con quienes vaciarán las aulas y llenarán las calles el próximo jueves, 9 de mayo.

Porque queremos enseñar y aprender a amar y a disfrutar, no a escondernos ni a ser mano de obra esclava. Por una escuela pública, laica, incluyente y de calidad, de tod@s y para tod@s.



Con la tecnología de Blogger.
Facebook  
 

Busca en nuestra web

Archivo

Síguenos por email