sábado, 17 de marzo de 2012

ALEAS IU con la huelga general del 29M


Manifiesto de ALEAS IU en apoyo a la Huelga General del 29M

El 29 de marzo tenemos una cita con el ejercicio de nuestros derechos. Los sindicatos de clase han convocado una huelga general llena de razones, que nosotras apoyamos sin fisuras. Nuestras plumas siguen viéndose recortadas cuando nuestros derechos se encuentran en una situación precaria o hasta puede que, para muchas de nosotras, nunca hayan existido. Somos muchas las excluidas del estatus de ciudadanía, de las aulas, del sistema sanitario y del mercado laboral, y somos muchas las que creemos que esta situación debe terminar. Porque están acabando con todo.

Nosotras tenemos más motivos que nunca para que ésta sea nuestra huelga general. Somos trabajadoras que sufrimos la violencia de esta crisis que no hemos causado. Nos hacen creer que sólo con el compromiso de todas las partes podremos salir adelante, con nuestro cinturón bien ajustado, pero creemos que los culpables de la crisis son los que tienen que pagar esta estafa. Como transmaribibolleras, reivindicamos una democracia real que no quede supeditada a los intereses de los de siempre, sino que sirva para alcanzar esos valores que siempre hemos reivindicado: la igualdad y la libertad. Con cinco millones de paradas, muchas sin prestación, no puede haber democracia posible. Cuando se privatizan los beneficios y se socializan las pérdidas, la democracia no es nuestra, es de ellos. El 29 de marzo estaremos en la calle recuperándola.

Esta reforma laboral da todo el poder a los empresarios, lo cual nos coloca en un lugar de desventaja y desprotección frente a quién decide cada día si podemos comer al día siguiente o no. Por tanto, no es de extrañar que el mismo empresario pueda argumentar que no le apetece establecer medidas contra las discriminaciones en los lugares de trabajo por los costes que ésto supone. Y tampoco le resultará ningún problema que sus trabajadoras estén divididas por cuestiones discriminatorias y que eso provoque que no haya unidad frente a cualquier ataque a sus condiciones laborales. Creemos que es hora de recuperar la solidaridad entre las oprimidas para hacer frente a la revolución de una patronal heteropatriarcal que nos gobierna y decide sobre nuestras vidas.

Nuestro sistema de salud, nuestras escuelas, o nuestros permisos de maternidad/paternidad, no nos los ha regalado nadie, sino que son fruto del sudor y la lucha de antiguas generaciones de transmaricabibollos que lucharon por lo que hoy nos quieren arrebatar por “sentido común”, como argumentan los políticos del Partido Popular cuando nos colocan la soga al cuello. Nuestra respuesta debería encaminarse a defender lo poco que ya tenemos, porque ya es hora de frenarle los pies a los culpables de la crisis. No queremos continuar en su sistema heteropatriarcal y capitalista que nos convierte en chivos expiatorios en todas sus crisis, con el fin de dividirnos y que los grandes culpables puedan salirse con la suya. Tenemos el derecho a tener derechos. Hagámoslo posible.

Sabemos que entre las cinco millones de paradas hay muchas trans, bolleras, bisexuales e intersexuales. También que nuestro sistema patriarcal se configura en base al binomio “hombre heterosexual casado trabajador - mujer heterosexual casada ama de casa”, y por tanto, impulsa una dependencia económica heterosexual que en tiempos de crisis se recrudece. Nuestra autonomía económica, primer requisito para tener una vida digna, es considerablemente negada y disfrutada mayoritariamente por varones heterosexuales con los que no nos apetece tener ningún relación de dependencia afectiva-sexual. Para más inri, la reforma laboral reforzará esta situación y la precariedad de los contratos a los que nos someten. Ante esta reforma laboral, las transmaribibolleras de IU llamamos a la huelga general.

Llenemos las calles este 29 de marzo en honor a las activistas que se dejaron la piel en las calles y centros de trabajo para que hoy podamos disfrutar lo poco que tenemos y que estamos a punto de perder. Para dejar bien claro cuáles son nuestras demandas y necesidades sin cortapisas, sin exigencias y sin coacciones frente a intereses partidistas supeditados a poderes económicos antidemócraticos. Porque si la democracia debe contener el derecho a la participación política, no se puede permitir que exista una minoría privilegiada que mantenga su situación gracias a explotarnos, oprimirnos y violentarnos. Porque nuestro parlamento debe servirnos para que nuestras vidas merezcan la pena ser vividas y no para favorecer a los insaciables y patriarcales mercados a través de reformas laborales heteropatriarcales.

¡Transmaribibolleras a la huelga general!
Con la tecnología de Blogger.
Facebook  
 

Busca en nuestra web

Archivo

Síguenos por email