miércoles, 28 de diciembre de 2011

Ante el nombramiento de Ana Botella como alcaldesa de la ciudad de Madrid


ALS IU-CM ante el nombramiento de Ana Botella como alcaldesa de la ciudad de Madrid

La semana pasada, desde el Partido Popular, se anunció el nombramiento de Alberto Ruíz Gallardón como ministro de Justicia, y con ello la noticia de que su sucesora al mando del Ayuntamiento de Madrid, sería Ana Botella. Desde ALS IU-CM vemos este nombramiento con preocupación, porque la concejala es autora de frases homófobas, bifóbicas y lesbofóbicas como la que todas recordamos: “Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta”. Estas expresiones dejan claro cuál es es la opinión de la nueva alcaldesa de Madrid y, por tanto, cuáles serán sus intenciones en cuanto a la política social a desarrollar desde el ayuntamiento.

Si el gobierno de Ruiz Gallardón se destaca por su neoliberalismo feroz y su conservadurismo, no parece expresar tanto odio hacia la diversidad sexual cuando de mercado empresarial se trata. El ayuntamiento trata muy bien al empresariado rosa, mientras no hace explícito un desacuerdo con el recurso impuesto por el PP ante el Tribunal Constitucional por la reforma del Código Civil que permite el matrimonio y la adopción entre personas del mismo sexo. Para el ayuntamiento simplemente somos cifras que se pueden explotar en determinados momentos del año con el fin de acumulación de capital, en este caso, capital rosa. Ante esta hipocresía empresarial, que no busca el bienestar colectivo, nos negamos a aceptar más homofobia pública ni más negativas a todas aquellas políticas que exigimos como necesarias. Las instituciones municipales deben estar al servicio de las transmaribibolleras activistas y no al servicio de un empresariado que sólo lucha contra la homofobia en tanto que le sea rentable económicamente.

Sabemos que, para Ana Botella, la ciudad de Madrid no tiene ningún problema de contaminación ni de espacios públicos. Pues bien, actualmente las plazas de Chueca están siendo progresivamente privatizadas mientras se reprime a los y las jóvenes que allí comparten su tiempo de ocio a través de multas “anti-botellón”. Creemos en una ciudad para todos y todas sin privatización del espacio público y creemos que tenemos el derecho a ocupar las plazas y las calles respetando unas normas mínimas de convivencia que distan mucha de la idea de la misma que tiene el Partido Popular y su política de “todo por y para el empresariado”.

Desde el consistorio nunca se ha dejado de criminalizar el Orgullo LGTB, aunque con un doble rasero. Mientras los agentes más atendidos y apoyados son los empresarios que se benefician de las fiestas, no existe la misma posibilidad de comunicación y participación con el ayuntamiento para las asociaciones y colectivos LGTB que son despreciados o despedidos con la excusa “de los recortes por sentido común”. Desde ALS IU-CM, creemos que otro ayuntamiento es posible, como también es posible otro tipo de políticas dirigidas a los colectivos LGTB que no necesariamente tienen que pasar por el aro del empresariado. Con ello, vemos que el ayuntamiento colabora enérgicamente en que el Orgullo sea una fiesta absolutamente mercantilizada a la par que sigue con su rechazo explícito a las políticas de igualdad y de libertad de las personas LGTB. Aunque nos preocupe que la alcaldía recaiga en manos de Ana Botella, no creemos que otro político del PP o del PSOE vaya a dar un giro radical al ayuntamiento y a las políticas que desde el mismo se llevan a cabo.

Desde ALS IU-CM queremos dejar bien claro a la señora Ana Botella que no le vamos a dejar pasar ni un ataque hacia nosotras y que no dejaremos de insistir y luchar porque personas como ella no puedan volver a utilizar la política para fomentar el odio y la violencia. Porque sabemos que cualquier opinión reaccionaria emitida por parte de una autoridad tiene consecuencias sobre nuestras vidas. No queremos ni a Ana Botella ni a Ruiz Gallardón, sino que queremos un ayuntamiento que ondee valores basados en la diversidad, la libertad y la igualdad y no un consistorio que sólo funcione para los poderosos, para los de arriba. Queremos un ayuntamiento que funcione para las transmaribibollo de abajo, y no para Rouco Varela y los empresarios de turno.

Área de Libertades Sexuales de Izquierda Unida-Comunidad de Madrid
Área de Mujer de Izquierda Unida- Comunidad de Madrid
Con la tecnología de Blogger.
Facebook  
 

Busca en nuestra web

Archivo

Síguenos por email