domingo, 7 de agosto de 2011

IU lanza la campaña #MadridsinPapa

La campaña #MadridsinPapa denuncia los privilegios de la jerarquía de la Iglesia

La coordinadora del Área de Juventud de IU, Esther López Barceló, denuncia que “con la complacencia del Gobierno del PSOE y de importantes sectores económicos se está ocultando el coste real que va a tener para todos los madrileños, sean católicos o no, pero también para todos los españoles”.

Izquierda Unida Federal pone hoy en marcha su campaña #MadridsinPapa con la que, a través de medios tradicionales y, fundamentalmente, con el impulso de Internet y las redes sociales, pretende mostrar el rechazo de esta organización a la “visita de Benedicto XVI a nuestro país, pero también a todos los privilegios de índole económica, política y social que a estas alturas de desarrollo democrático en nuestro país sigue manteniendo la jerarquía de la Iglesia católica y que con actos de este tipo quedan aún más en evidencia”, señala Esther López Barceló, coordinadora del Área Federal de Juventud de IU.

Precisamente, la campaña de IU ha sido coordinada a nivel federal por su Área de Juventud y por el Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (ALEAS). “Tratamos de expresar –afirma López Barceló- con un lenguaje muy sencillo y, sobre todo, con el intercambio de mensajes y propuestas con la sociedad civil, nuestra defensa de ese Estado aconfesional que está plasmado en la Constitución desde hace más de 30 años. Algo que a simple vista sería lo normal parece inalcanzable después de décadas de acuerdo tácito entre PSOE y PP para que nada cambie durante sus sucesivos gobiernos”.

De la misma forma, la responsable del Área de Juventud de IU señala que “mientras estamos en medio de una grave crisis económica, con drásticos recortes a los servicios públicos y a las cuentas estatales y autonómicas, los ciudadanos no creyentes de nuestro país deben soportar al mismo tiempo otro fuego cruzado de intereses. Por un lado, está la tibieza de un Gobierno socialista que, mientras otorga todo su apoyo institucional y económico a esta visita, lo hace con un perfil bajo para no molestar ni al electorado moderado que huye de cualquier signo antirreligioso, ni a los votantes de izquierdas que rechazan esta visita, pero de los que busca el voto el 20-N”.

“Por otro lado –explica López Barceló- está la derecha pura y dura del PP que, desde las administraciones que copa, ya sea la municipal o la autonómica, trata de ocultar los más de 50 millones de euros que tendrá como coste la Jornada Mundial de la Juventud de este mes de agosto y el esfuerzo que para su desarrollo se requiere de determinados trabajadores públicos, de determinadas instalaciones públicas y de determinados cuentas públicas”.

Para López Barceló, “mientras tanto se está mintiendo, con la complacencia del Gobierno central y de importantes sectores económicos, ‘vendiendo’ esta visita como uno de los mayores ‘negocios’ turísticos que va a hacer Madrid con los centenares de miles de visitantes que esperan, ocultando el coste real que va a tener en primer lugar para todos los madrileños, sean católicos o no, pero también para todos los españoles a través de las generosas desgravaciones fiscales para las empresas colaboradoras, el ingente operativo en medios de seguridad programados o los desproporcionados despliegues previstos de los medios de comunicación públicos financiados por todos”.

“Quienes ya están haciendo negocio con la Sanidad o la Educación no tienen empacho alguno en mercantilizar también la religión hasta extremos vergonzosos”, afirma.

López Barceló denuncia que “el Gobierno ha ignorado las distintas iniciativas parlamentarias presentadas por IU desde 2010 a través de su portavoz en el Congreso, Gaspar Llamazares, y se ha negado sistemáticamente a facilitar datos concretos del coste que ya acarrea esta visita. Mientras, la Conferencia Episcopal ha lanzado una sólida campaña de propaganda dando su versión de ese dinero que el silencio cómplice del Ejecutivo del PSOE impide contrastar y responder de forma adecuada”.

Izquierda Unida recuerda que el Gobierno socialista se ha limitado a explicar que esta Jornada Mundial de la Juventud tiene la “consideración de acontecimiento de excepcional interés público a los efectos de exenciones e incentivos fiscales a las entidades sin fines lucrativos y a las empresas de mecenazgo que colaboran en el evento”, sin aportar cifras concretas.

Por su parte, desde ALEAS de IU se insiste en que “a pesar de que desde los grandes partidos se nos insiste constantemente en que es necesario ‘apretarse el cinturón’, es decir, resignarse, parece que hay una distinta vara de medir y que hay gastos que son irremediablemente necesarios, como el recibir a Benedicto XVI, lo cual demuestra los privilegios de la Iglesia Católica en la agenda política y en la legislación”.

“Sabemos –se añade desde esta área de IU- que la jerarquía católica practica activamente la homofobia, bifobia, lesbofobia, transfobia y el heterosexismo, señalando y discriminando a toda aquella persona que se escape de la norma, aunque no comparta su misma fe. La salud no escapa de sus dogmas y Benedicto XVI no tiene ningún pudor en negar la efectividad del preservativo frente al VIH, con todos los riesgos que supone que una figura de autoridad esgrima argumentos de este tipo. Todo ello a través de una posición de poder que la Iglesia católica tiene en nuestro país, no comparable con otros Estados de la Unión Europea”.
Con la tecnología de Blogger.
Facebook  
 

Busca en nuestra web

Archivo

Síguenos por email