martes, 21 de junio de 2011

Manifiesto ALEAS IU Orgullo LGTB 2011


Manifiesto ALEAS IU - Orgullo LGTB 2011

A pesar que desde los grandes partidos se nos insiste constantemente en que es necesario “apretarse el cinturón”, es decir, resignarse, parece que hay una distinta vara de medir y que hay gastos que son irremediablemente necesarios, como es el recibir a Benedicto XVI, lo cual demuestra los privilegios de la Iglesia Católica en la agenda política, en la legislación y en muchos más aspectos. En este nuevo Orgullo tenemos mucho que demandar, más razones para rebelarnos, indignarnos y pasar a la ofensiva.

El próximo mes de agosto, tiene lugar la celebración en Madrid de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), con la presencia del Papa Benedicto XVI, con un coste estimado de 50 millones de euros y con la financiación de empresas como el Banco Santander, el grupo Prisa, o Iberdrola, cuyos dueños son los actuales culpables de la crisis económica y aquellos que exigen que las transmaribibolleras nos “apretemos el cinturón”. Su colaboración será recompensada mediante desgravaciones fiscales, y el acto será calificado como un “acontecimiento de excepcional interés público”. El Ayuntamiento como la Comunidad de Madrid y el Estado se han comprometido a financiar tanto la seguridad del evento así como se la disposición de colegios públicos.

Todas ya sabemos que la institución eclesiástica practica activamente la homofobia, bifobia, lesbofobia, transfobia, y el heterosexismo, señalando y discriminando a todo aquella persona que se escape de la norma, aunque no compartan su misma fe. La salud no escapa de sus dogmas, y así Benedicto XVI no tiene ningún pudor en negar la efectividad del preservativo frente al VIH, con todos los riesgos que supone que una figura de autoridad esgrima argumentos de este tipo. Todo ello a través de una posición de poder que tiene la Iglesia Católica en nuestro país, no comparable con otros países de la Unión Europea. Sin duda, herencia del franquismo que ni el PP ni el PSOE han querido tocar.

Por supuesto que la Iglesia Católica no va a renunciar tan fácilmente a todo lo que ha sido suyo durante mucho tiempo: la capacidad de someter a las personas, sobre todo a las mujeres y las transmaribibolleras a sus dogmas a través de diversos métodos derivados de sus privilegios. Esto se traduce en considerar un modelo de sexualidad adecuada, exterminando y rechazando todas aquellas posibilidades de vivir una sexualidad diferenciada y alejada de fines meramente reproductivos. Las personas bisexuales y/o transexuales, por ejemplo, han sido perseguidas durante mucho tiempo en sus cruzadas católicas, y no hay más que recordar el papel de la Iglesia durante los cuarenta años de dictadura franquista y el trato que han ido teniendo las víctimas y la invisibilización de muchas de sus experiencias bajo el régimen. Lo alarmante es que las relaciones con el Estado no hayan cambiado demasiado y que incluso se llegue criminalizar a activistas que denuncian los privilegios eclesiásticos, como sucedió con la acción-protesta de la capilla del campus de Somosaguas en la Universidad Complutense de Madrid. Por esto y por más, es necesaria una profundización democrática en lo relativo a los derechos y libertades religiosas de toda la ciudadanía, así como la constitución de un Estado laico, lo que implicaría una reforma constitucional. En todo momento hablamos de la jerarquía, que no de la comunidad cristiana en sí.

A las transmaribibolleras se nos está cargando con las consecuencias de una crisis que no hemos causado, de un déficit de democracia y de un modelo de estado arcaico. Nos parece un atentado a nuestros derechos que se financie la LGTB-fobia con dinero público y que a su vez, se nos deje sin curro y sin casa bajo la excusa de que nos tenemos que “apretar el cinturón”. Una vez más, nos toca salir a las calles y exigir que no nos lo vamos a apretar y que no vamos a pagar ni esta crisis ni más eventos ni instituciones que promuevan el odio y las fobias hacia nuestras vidas.

Desde ALEAS- IU consideramos que es necesario un orgullo más crítico, reivindicativo y de izquierdas que nunca, pues la situación social y política no nos deja de otra. Es hora de volver a demostrar que no nos conformamos con lo que ya tenemos y que no vamos a retroceder ni un paso atrás. Porque es inadmisible que la visita del Papa cueste cien veces más que la celebración de Orgullo LGTB, mientras los índices de homofobia, bifobia, lesbofobia y transfobia no dejan de aumentar en las aulas de nuestros institutos y colegios. Porque es necesario un reforzamiento de los servicios públicos frente a las privatizaciones que nos someten a una mayor exclusión, así como el fin de los conciertos con colegios católicos. Porque no queremos más LGTB-fobia ni una vida inmersa en la precariedad. Porque las transmaribibolleras también somos clase obrera.

¡ESTADO LAICO YA!
¡BASTA DE LGTBFOBIA CON DINERO PÚBLICO!
¡NOSOTRXS NO TE ESPERAMOS!
Con la tecnología de Blogger.
Facebook  
 

Busca en nuestra web

Archivo

Síguenos por email